Nuestro chocolate es hecho con mucha dedicación desde el árbol hasta la barra.
 
 

Tree to Bar

Rocío Chocolates es de las pocas empresas que se ubican dentro de la iniciativa “Tree to Bar” (Del árbol a la barra), esto quiere decir que controlamos el proceso de fabricación de nuestros chocolates desde su origen en nuestra finca hasta el producto final en la ciudad.   

Posterior a la cosecha, nuestro cacao es fermentado y secado, cuidando siempre obtener el mejor resultado posible para posteriormente ser enviado a la Ciudad de México y transformarlo en chocolate dentro de nuestro taller.

En este proceso no participan intermediarios, no compramos cacao, manteca de cacao ni pasta de cacao, nuestro chocolate es hecho con mucha dedicación desde el árbol hasta la barra.

 
infografia_completa_3.jpg
 
En la actualidad las familias que predominan en el mercado del chocolate son los forasteros y los trinitarios
Cacao_2.jpg
Es por eso que utilizamos únicamente dos ingredientes: Cacao Orgánico Finca el Rocío y azúcar de caña.
Secado_2.jpg
 

Cacao

El cacao (Theobroma cacao) es una planta considerada por varias culturas como una planta sagrada. Su fruto es una mazorca dura que contiene semillas con forma de almendra, rodeadas por una pulpa llamada mucílago o baba.

Existen básicamente tres familias de cacao en el mundo: el criollo que se cree es originario de Centroamérica, el forastero cuyo origen es principalmente amazónico y el trinitario que es una mezcla entre criollos y forasteros.

En la actualidad las familias que predominan en el mercado del chocolate son los forasteros y los trinitarios, ya que fueron las elegidas por las grandes empresas chocolateras por la practicidad y rentabilidad en su producción. Las plantas de cacao forastero y trinitario tienden a dominar genéticamente cuando se polinizan con plantas criollas. Es por eso que cada vez es más escasa la producción de cacaos criollos en el mundo, hoy se estima es solo del 5 por ciento de la producción mundial de cacao.

Nuestro cacao fue sembrado en una propiedad familiar llamada “Finca El Rocío”, ubicada en el municipio de Teapa perteneciente al estado de Tabasco en México, ahí cuidamos nuestras plantas con un manejo cien por ciento orgánico que nos ha hecho acreedores durante varios años consecutivos a los certificados USDA Organic, Certificado Ecológico UE y Certificado Orgánico de SAGARPA. 

Este es el resultado de un esfuerzo por recolectar la mayor cantidad de variedades de cacao criollo en México para después sembrarlo en la “Finca el Rocío”, sin tener riesgo de ser polinizado por otras variedades. Creando así, una rica mezcla del cacao seleccionado que nos da un resultado único en el mundo. Nuestro cacao entonces podría definirse como una mezcla de cacaos criollos mexicanos de almendra blanca, con calidad de exportación y certificación orgánica.

Chocolate 

En Rocío Chocolates tratamos siempre de hacer un chocolate auténtico. Es por eso que utilizamos únicamente dos ingredientes: Cacao Orgánico Finca el Rocío y azúcar de caña. Esto garantiza que nuestro producto no contiene trazas de leche, nueces, gluten, soya o algún otro ingrediente que podría provocar reacciones alérgicas a nuestros consumidores. Tampoco utilizamos lecitinas ni manteca de cacao como emulsificantes lo que permite degustar el sabor del cacao en su totalidad. 

Nuestro chocolate es realizado en un pequeño taller en la Ciudad de México, seleccionando cada grano de cacao de forma manual y posteriormente, nos apoyamos en maquinaria de pequeña producción para transformarlo, cuidando darle el tiempo suficiente, la homogeneidad del producto, manteniendo siempre estándares de calidad e higiene. 

Nos gustaría describir a que sabe nuestro chocolate, que notas de sabor y olor contiene, pero creemos que cada paladar deberá juzgarlo en su experiencia.